Accessibility links

Breaking News

Promoción de la seguridad alimentaria en el hemisferio occidental


Monsoon season in Sehwan

A continuación, un editorial que refleja opiniones del gobierno de Estados Unidos.

Un año de aumentos de los precios de la energía y el combustible, las interrupciones de la pandemia mundial, el cambio climático y la guerra en Ucrania complican los precios de los alimentos en todo el mundo y en el Hemisferio Occidental. Como resultado, muchos en el Hemisferio Occidental experimentan el aumento más alto en los precios de los alimentos en una generación.

En la Cumbre de las Américas en Los Ángeles, el presidente Biden y sus socios anunciaron 331 millones de dólares para asistencia humanitaria, seguridad alimentaria y ayuda en la reducción del riesgo de desastres.

El número de personas que enfrenta inseguridad alimentaria severa en América Latina y el Caribe se duplicó de 2014 a 2020 a más de 90 millones.

Las crisis humanitaria, económica y política de Venezuela han dejado a aproximadamente un tercio de la población de Venezuela en situación de inseguridad alimentaria y han llevado las tasas de desnutrición infantil a niveles de emergencia, con hasta el 50% de los niños menores de cinco años con señales de desnutrición.

En Honduras, el Programa Mundial de Alimentos informó que, a fines de 2021, la cantidad de personas que enfrenta inseguridad alimentaria casi se duplicó en solo un año, en parte debido a dos huracanes devastadores que azotaron la región en el otoño de 2020.

Estados Unidos está ampliando las inversiones que reducen la pobreza y las crisis alimentarias en la región, como el trabajo con las instituciones financieras internacionales para acelerar la respuesta a la inseguridad alimentaria en áreas que incluyen el apoyo a las personas vulnerables; promover el comercio abierto; mitigar la escasez de fertilizantes; apoyar la producción de alimentos e invertir en una agricultura resiliente al clima para el futuro.

La tercera parte de los alimentos del mundo se produce en las Américas, y la actual crisis alimentaria mundial es una oportunidad y una responsabilidad para que la región se ponga a la altura y suministre una mayor proporción de los productos básicos del mundo.

Estados Unidos se compromete a trabajar de manera conjunta para aumentar la producción de alimentos para la exportación, aumentar la producción y el transporte de fertilizantes y mejorar la eficiencia de la agricultura a través de soluciones técnicas y el intercambio de información.

Además de los $331 millones en ayuda alimentaria y humanitaria en todo el hemisferio, EEUU ayudará a reforzar la preparación y respuesta ante desastres en toda la región, incluso mediante el desarrollo de sistemas de alerta temprana y proporcionando asistencia técnica a los socorristas y grupos comunitarios de gestión de riesgos.

A través de los socios de USAID, Estados Unidos continúa priorizando los alimentos, así como el agua y la sanidad, vivienda, servicios de protección y atención médica básica para las poblaciones vulnerables de Haití. En América Central, USAID entrega alimentos de emergencia, medios de subsistencia y asistencia de protección, particularmente en El Salvador, Honduras, Guatemala.

Fue un editorial que refleja puntos de vista del gobierno de Estados Unidos.

XS
SM
MD
LG