Accessibility links

Breaking News

Estados Unidos designa a iraníes violadores de derechos humanos


Guardia Revolucionaria Iraní.

A continuación, un editorial que refleja las opiniones del gobierno de Estados Unidos.

Estados Unidos impuso restricciones de visa a dos interrogadores del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica, en las primeras designaciones impuestas a cualquier funcionario o entidad iraní desde el inicio de la administración Biden-Harris.

En una declaración escrita, el secretario de Estado Antony Blinken dijo que los dos hombres, Ali Hemmatian y Masoud Safdari, fueron designados “por su participación en graves violaciones de derechos humanos, a saber, la tortura y/o tratamiento cruel, inhumano o castigo degradantes (CIDTP) a presos políticos y personas detenidas durante las protestas de 2019 y 2020”.

La designación significa que los dos hombres y sus familiares inmediatos no son elegibles para ingresar a Estados Unidos.

La medida se tomó el mismo día que el relator especial de las Naciones Unidas para los derechos humanos en Irán, Javaid Rehman, entregó su informe anual al Consejo de Derechos Humanos de la ONU. Su informe detalla múltiples violaciones atroces de derechos, en Irán, incluidas las respuestas violentas de las fuerzas de seguridad a manifestantes pacíficos, las cuales no han sido seguidas de investigaciones ni rendición de cuentas.

También señala las acciones abusivas de los interrogadores en sus intentos de obligar a los detenidos a confesar crímenes.

En una conferencia de prensa, el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, dijo que el mensaje que Estados Unidos está enviando, al designar a los dos interrogadores del IRGC, es claro:

“Estados Unidos está comprometido a promover la rendición de cuentas de los responsables de violaciones de los derechos humanos y abusos. Eso incluye a Irán, así como a cualquier otro país”.

En semanas recientes, Estados Unidos ha dado a conocer que está dispuesto a comprometerse con Irán para lograr un retorno mutuo al cumplimiento del acuerdo nuclear de Irán, conocido como el JCPOA. El portavoz Price señaló que Estados Unidos puede ejercer la diplomacia con Irán, por un lado, y “defender y actuar de acuerdo con nuestros valores”, por el otro.

“Y es consistente con nuestros valores dejar claro que habrá consecuencias por el tipo de violaciones graves a los derechos humanos que estas personas cometieron. Absolutamente podemos hacer ambas cosas”.

En su declaración, el secretario Blinken dijo: “También trabajaremos con nuestros aliados para promover la rendición de cuentas por tales violaciones y abusos. Estados Unidos continuará apoyando los derechos del pueblo en Irán y exigirá que el gobierno iraní trate a su gente con respeto y dignidad”.

Fue un editorial que refleja las opiniones del gobierno de Estados Unidos.

XS
SM
MD
LG